Gestión de Fincas

Toda finca necesita ser correctamente gestionada, ya sea una finca urbana o una finca rústica. Esta gestión le pertenece al presidente de la comunidad, sin embargo, se permite la contratación de un tercero para realizar esta gestión de fincas. Esta opción es la más recomendada, confiar en un buen gestor que haga más fácil las tareas administrativas de la finca y ayude con ello a promover una mejor convivencia evitando conflictos vecinales.

Un gestor de fincas es un profesional liberal que ofrece sus servicios de administración y asesoramiento a propietarios de bienes inmuebles de forma continuada y habitual a cambio de una retribución, encargándose de la administración de alquileres y de la gestión de comunidades. Como requisito indispensable, los gestores de fincas deben mantenerse actualizados respecto a la Ley que norma el ámbito inmobiliario y, además, deben estar colegiados.

¿Es importante contratar un gestor? Véase en sus funciones

Gestionar una finca es la suma de varias funciones de las que muchas veces, el presidente de la comunidad no pude hacerse cargo, ya sea por falta de tiempo o de conocimiento. ¿Cuáles son esas funciones?

  • La gestión implica rentabilizar y conservar los bienes inmuebles con el criterio más profesional posible. La atención queda centrada en las instalaciones y en el mantenimiento ordinario como el de sistemas de seguridad, climatización, electricidad y servicios de protección contra incendios, entre otros mantenimientos.
  • A la hora de encontrar un inquilino, debe garantizar que el inmueble sea habitable, buscar al inquilino adecuado y haciéndose cargo de formalizar el contrato, depositar la fianza, cobrar y actualizar las rentas, pagar los gastos que graven la finca y controlar los cobros.
  • Pueden darse momentos en los que la comunidad se vea obligada a realizar cambios que se indiquen en la normativa. Para ello, el gestor nos otorga un buen servicio de asesoramiento.
  • Si surgen conflictos entre la comunidad y los propietarios, el gestor tiene la capacidad de mediar entre ellos para encontrar la solución que mejor beneficie a ambas partes.
  • En materia de obras, guarda la información importante, controla a los proveedores, encargándose de los cobros y los pagos, además de llevar una adecuada contabilidad.
  • Se encarga también de gestionar los seguros en caso de ocurrir algún accidente y dar parte a las compañías.
  • Si la finca tiene empleados, el gestor se encarga de gestionar las relaciones laborales de la manera más favorable, aplicando la normativa del convenio, lleva a cabo las liquidaciones de la Seguridad Social y las que procedan fiscalmente.
  • Advierte de la existencia de morosidad y en caso de producirse impago, lo comunica a los propietarios e intenta mediar para solucionar el problema.

¿Dónde radica su importancia?

La importancia de una buena gestión de fincas radica en que el gestor ayudará en el mantenimiento en todo momento, nos brindará su apoyo y asesoramiento atendiendo a cualquier duda que pueda surgir. Además, se asegura del mantenimiento y organización del inmueble atendiendo a las circunstancias más urgentes.

Defenderá los intereses de los propietarios, conservará y podrá incrementar el valor del inmueble. Buscará mejoras del presupuesto y nos ofrecerá un trato más humano y cercano. Un gestor de fincas es una solución más solvente que si la administración es llevada por la propia comunidad. En los últimos años se ha elevado el número de comunidades sancionadas y se ha dado en aquellas comunidades que no contaban con un gestor que les avisase de cumplir la normativa.

División de funciones entre fincas en propiedad y fincas arrendadas

Respecto a la gestión de comunidades para fincas en propiedad, las obligaciones para tener en cuenta quedan recogidas en el artículo 20 de la Ley de Propiedad Horizontal. Las principales obligaciones del gestor son: velar por el buen estado del inmueble, sus servicios e instalaciones, que los acuerdos en materia de obras se ejecuten correctamente efectuando los cobros y los pagos. Además, también consta como obligación en este tipo de fincas controlar los proveedores y las relaciones laborales de los empleados.

Por otro lado, las obligaciones que afectan a la gestión de fincas arrendadas son la búsqueda y correcta selección de inquilino y ejecución correcta del contrato y del cobro de la fianza. Además, debe encargarse de cobrar y actualizar la renta.

Razones para confiar en un gestor de fincas colegiado

  • Llevan a cabo una función con carácter social sobre el uso adecuado, continuo mantenimiento y rehabilitación de las fincas.
  • Es importante que el gestor esté colegiado. Al contratar no colegiados se pierde la defensa del bien inmueble y de las personas que viven en él.
  • Su servicio puede homologarse en toda España y su territorio.
  • Al necesitar una actualización normativa continua, contar con un Colegio les hace más fácil poder acceder a cierta información de primera mano y totalmente fiable.
  • Dispone de una formación acreditada y su conocimiento sobre proveedores es extenso, lo que le permite proponer los que a cada finca le sean más adecuados con mejores precios, además de contar con otras medidas posibles respecto a eficiencia energética y ahorro.
  • Evita que la Agencia Tributaria imponga sanciones por no cumplir con las obligaciones fiscales de la comunidad.
  • Evita molestias al presidente de la comunidad en el caso de existir vecinos que causen molestias o sean morosos, interviniendo el gestor en el problema.
  • Ofrece una garantía en la mejora de la conservación del edificio, ya que gestiona su técnica, su tecnología y su arquitectura.
  • Adapta la comunidad a los cambios en las normativas.
  • Tienen garantizada una formación continua mediante cursos, ponencias y conferencias, además de información prácticamente diaria sobre los cambios normativos y técnicos que puedan acontecer afectando a la gestión de comunidades.
  • En caso de que el gestor ocasione algún daño patrimonial al cometer un error o negligencia, cuentan con un seguro de responsabilidad civil para cubrir ese daño.

La gestión de fincas, ya sea urbana o rústica, es una tarea altamente compleja que es mejor dejar en manos de expertos. Nosotros podemos resolver cualquier duda que se tenga sobre la gestión de comunidades, ya que contamos con un gran equipo de abogados y asesores jurídicos que harán la vida más fácil.

No hay lugar para las dudas, ponte en contacto con nosotros para resolverlas.

Share This