Pese a que no se había hablado del impuesto de sucesiones y donaciones en los últimos años, la renuncia por parte de muchas familias a su herencia ha puesto en el ojo del huracán a este tipo de impuesto, que puede ser más doloroso que una extracción de muelas. El problema radica en la diversidad de tipo de interés que existe en España, en función de la comunidad autónoma en la que resida. Mientras en Asturias o Andalucía se paga el tipo más alto, el impuesto sucesiones en Madrid o en Canarias es mucho más bajo.

Los bienes inmobiliarios son los más comunes a dejar en herencia. Sin embargo, estos incluyen un valor catastral, que Hacienda corrige mediante un coeficiente que también varía según la comunidad autónoma correspondiente. Ante esta situación, numerosos herederos han tenido que renunciar a sus respectivas herencias por la imposibilidad de hacer frente al pago del impuesto. A continuación, le propondremos diferentes acciones que aconsejan los abogados y los notarios para reducir la carga que supone pagar el impuesto de una herencia.

¿Se puede no pagar el impuesto de sucesiones y donaciones?

Esa es la primera pregunta que se hacen numerosos ciudadanos españoles antes de heredar. La respuesta es no, aunque con excepciones que informaremos a continuación. Según la Constitución española están obligados al pago del impuesto de sucesiones todos y cada uno de los herederos. Esta obligación puede ser fiscal, si el ciudadano reside más de 183 días en territorio español, o real, si el mismo bien se encuentra localizable en España.

Con todo, existe numerosa información confusa en la red acerca del impuesto de sucesiones, que ha creado diferentes mitos. Uno de ellos rumoreaba que se podía evitar el pago de este tipo de impuesto a partir de incorporar el bien heredado a una sociedad extranjera.

Sin embargo, la Ley 10 del 28 de abril de 2010 de Prevención del Blanqueo de Capitales otorga a Hacienda un listado claro y conciso acerca de todos los datos personales de propietarios de sociedades. Así, el intentar evadir el impuesto de sucesión podría interpretarse como una evasión fiscal, y aun sería peor.

Elegir comunidades autónomas con un tipo de interés bajo

Pese a todo, sí que existen algunos trucos para que el importe del impuesto de sucesiones a pagar sea lo más bajo posible. Tal como se ha mencionado anteriormente, es cada una de las comunidades autónomas la que gestiona su tipo de impuesto de sucesiones y, por consecuencia, la vara de medir no es la misma en todas partes. Sin ir más lejos, la Región de Murcia ha anunciado recientemente que tiene previsto eliminar el impuesto sobre sucesiones a partir de 2018.

Impuesto de sucesiones en España

Por tanto, elegir la comunidad autónoma donde hacer frente a este impuesto resulta clave. Una herencia en Madrid no es igual que en Cataluña. La Constitución deja claro que todo ciudadano español cuenta con el derecho a residir en la comunidad autónoma que desee. Eso sí, para poder hacer frente a sus obligaciones fiscales en dicha comunidad autónoma se requieren al menos 2,5 años empadronado allí.

Elegir un tipo de herencia favorable

La cantidad y el tipo de herencia elegido también determinan la cantidad a pagar. Hay que recordar que el impuesto de sucesiones y donaciones es progresivo e individual. Por tanto, cada uno de los herederos deberá hacer frente a su impuesto en función de la cantidad de bienes heredados, y no pagarlo conjuntamente entre todos los herederos de una familia. Más allá de la cantidad, el tipo de herencia y bien a heredar también resulta clave. Existen diferentes formas de pasar los bienes de un cónyuge a otro, pero cada una tiene sus pros y sus contras. Además de la herencia, también se puede realizar una donación en vida. En el caso de donar, el propietario del bien acepta renunciar de forma inmediata a dicho bien, y podría significar la exención de este impuesto en algunos casos. Este tipo de acción permite aprovechar determinadas ventajas fiscales, que quizás varíen en los próximos años. Sin embargo, los expertos no recomiendan realizar este tipo de traspaso con los bienes que hayan generado plusvalías, ya que lo que se ahorra en el impuesto de sucesiones se debe pagar en otros impuestos como el de la renta.

herencias-madrid

La complejidad de comprensión del impuesto de sucesiones y donaciones radica en que todo varía según la edad del heredero, su residencia, el tipo de bien a heredar, etc. Por ejemplo, los mayores de 21 años pagan más que los menores. Y la herencia directa entre padres e hijos difícilmente cuenta con impuesto de sucesiones. Además, en la residencia familiar habitual y la empresa familiar se aplica una reducción de entre el 95% y el 99% por ciento de la cuota tributaria hasta un máximo de 122 000 euros. Cada uno de los casos puede ser radicalmente distinto y se recomienda acudir a un experto para que analice su situación de forma directa.

Share This